Desconocidos sabotean la cruz de Olarizu

El Ayuntamiento vuelve a declarar desierto el concurso para la gestión de los rocódromos
19 diciembre, 2018
La Diputación empieza a abonar las devoluciones por maternidad
26 diciembre, 2018

Desconocidos sabotean la cruz de Olarizu

Los grupos municipales, menos EH Bildu, han secundado una declaración institucional de condena de los hechos

La cruz de Olarizu amanecía la mañana del jueves 20 de diciembre con importantes desperfectos en su base. Unos desconocidos reivindicaron el ataque mediante un comunicado y un vídeo remitidos a Hala Bedi. Los grupos municipales, menos EH Bildu, condenaron el ataque y el Ayuntamiento anunció que la cruz será reparada.

En las imágenes que recibió Hala Bedi se ve la base de la cruz con importantes daños. Efectivos de la Policía Local, Bomberos, Zona Rural y Mantenimiento urbano acudieron más tarde al lugar en cuanto para evaluar los destrozos confirmaron su gravedad. El Ayuntamiento estima que la obra de reparación será larga, compleja y costosa, por lo que inicialmente se ha decidido aplicar medidas provisionales para reforzar la parte dañada en la base de la cruz y establecer un perímetro en torno a la misma para garantizar la seguridad de las personas.

En la nota remitida a la radio vitoriana se explica el ataque debido a la relación de la cruz con el régimen franquista. Denuncian que durante años “la memoria ha sido infravalorada y apartada, mientras que las protagonistas han sido la amnesia histórica y el lavado de cara del franquismo. Los fascistas han sido homenajeados y ensalzados sin ningún tipo de vergüenza”.

Ante los desacuerdos entre el gobierno municipal de Gasteiz, contrario al derribo de la cruz, y el Concejo de Mendiola, afirman que “no podíamos quedarnos de brazos cruzados” y que ahora “hemos superado la impotencia dando forma a nuestros sueños. Queremos estar orgullosas de nuestra ciudad y de nuestro pueblo”. “Ahora ha ganado la respuesta popular. La cruz franquista es pasado”, añaden.

Patrimonio

“La cruz de Olarizu no sólo es un símbolo religioso, sino que forma parte de nuestro patrimonio, nuestra tradición, nuestra cultura y nuestra historia. Es inconcebible e intolerable que una minoría se tome la justicia por su mano y decida lo que tiene que permanecer y lo que tiene que derribarse. No lo vamos a permitir. Y menos admisible todavía que esas personas tengan respaldo político en este Ayuntamiento porque eso nos retrotrae a tiempos pasados, que no queremos que vuelvan a esta ciudad ni a Euskadi”, manifestó el alcalde Gorka Urtaran. “Nada tiene que ver este símbolo con el franquismo”, volvió a defender.

Para EH Bildu, “acciones como las de Olarizu no contribuyen a generar el ambiente necesario para acometer este debate” en torno a los símbolos franquistas. La formación considera que “es necesario, desde el consenso, retirar todas las expresiones de la dictadura en la ciudad”.