Urtaran se someterá a una cuestión de confianza

El alcalde ha recurrido a esta vía para forzar la aprobación de los presupuestos

Tras la prórroga presupuestaria en el Ayuntamiento de Vitoria por la falta de apoyos al proyecto del gobierno municipal, Gorka Urtaran ha anunciado que se someterá a una cuestión de confianza para lograr que los presupuestos entren en vigor.

La cuestión de confianza implica que, para relevar al actual alcalde, la oposición deberá presentar un nuevo candidato o candidata de consenso entre todos los grupos que la conforman. En caso de no presentar ninguna alternativa en el plazo de un mes, los presupuestos se aprobarían automáticamente.

El alcalde se someterá a la cuestión de confianza vinculada a la aprobación del Presupuesto en un Pleno extraordinario que se celebrará en el próximo lunes 6 de febrero. Si recibe el apoyo de la Corporación por mayoría simple, el Presupuesto de 2017 quedará inicialmente aprobado. En caso contrario, arranca un plazo de un mes en el que la oposición puede presentar una moción de censura con un candidato alternativo a la Alcaldía. Si esto no sucediera, el alcalde recibiría automáticamente la confianza de la Corporación, el Presupuesto quedaría aprobado y los proyectos que incorpora podrían llevarse adelante. Si se presenta la moción de censura y un candidato alternativo logra mayoría absoluta, esa persona ocuparía la Alcaldía.

Los grupos mayoritarios de la oposición en el consistorio vitoriano (los dos que votaron en contra de la propuesta del PNV y el PSEE) son EH Bildu y el Partido Popular. La opción de que ambas formaciones encuentren una figura que agrade a ambas partes se antoja poco probable, por lo que cabe la posibilidad de que la ciudad cuente finalmente con presupuestos para 2017.

Urtaran ha explicado esta decisión dado “que la ausencia de nuevo presupuesto paraliza la inmensa mayoría de las inversiones previstas en esta legislatura”. “La prórroga genera un escenario preocupante para la ciudad porque bloquea de raíz la capacidad inversora del Ayuntamiento. La posibilidad de llevar a cabo modificaciones presupuestarias se ve fuertemente condicionada por la obligación de aprobarlas en Pleno puesto que la tramitación dura meses y, en caso de salir adelante, lo harían con un importante retraso”, ha declarado.

Por su parte, el primer teniente de alcalde, Peio López de Munain, ha manifestado que “la irresponsabilidad de unos no puede dejar sin proyecto a Vitoria-Gasteiz, así que nosotros asumimos la responsabilidad de que lo haya, presentando la cuestión de confianza para que Vitoria-Gasteiz cuente con presupuesto. Quienes hoy presentamos la cuestión de confianza creemos que es posible otro modelo de ciudad. Otros deberán reflexionar y aclarar si en su mesilla de noche están los problemas de los vecinos y vecinas o el programa electoral de 2019″.

Reacciones

Irabazi ha calificado de “fracaso político” que el alcalde recurra a la cuestión de confianza para evitar la prórroga presupuestaria. Óscar Fernández ha señalado que no se trata de “una buena noticia, ni para el Ayuntamiento ni para la ciudadanía”. La formación considera que “es el peor instrumento para recuperar la confianza y el espíritu de acuerdo que que existía entre los diferentes grupos municipales”. Irabazi, junto a Podemos, se abstuvo en la última votación del proyecto del gobierno municipal para intentar evitar que la ciudad no contase con presupuestos en 2017.

OTROS ARTICULOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *