“Me voy sin nada que reprocharme”

Prigoni cierra su etapa como jugador satisfecho con su trayectoria y “eternamente agradecido” por el apoyo recibido

Pablo Prigioni termina su etapa como jugador satisfecho con su trayectoria en el baloncesto profesional, “eternamente agradecido” por las muestras de cariño recibidas y con la tranquilidad de estar tomando la decisión correcta en el momento adecuado.

“Es el momento de dejar de jugar al basket”, ha declarado el base argentino. Verse sin la fortaleza mental y física necesaria para estar al cien por cien, como explicó ayer en su carta de despedida, han sido las claves que le han llevado a tomar la decisión de retirarse, tras unas semanas en las que “no estaba disfrutando”. “No voy a hacer las cosas al 50 o al 70%. O las hago al 100% o no las hago”, ha asegurado.

Una decisión meditada pero tomada en su “línea”, manteniéndola casi en secreto para evitar que intentasen que cambiase de opinión. “Todo el mundo iba a intentar convencerme, la manera para que no hubiese marcha atrás era no contarlo”, ha explicado. “He preferido cortar por lo sano”.

Sin tiempo de hacer una extensa valoración de su carrera deportiva, Prigioni se ha mostrado satisfecho con lo logrado durante todos estos años, primero en España, después en la NBA y, entre tanto, con la selección argentina. “Me voy sin nada que reprocharme. Me he vaciado en todos los sitios en los que he estado”.

Mención especial para Dusko Ivanovic y Julio Lamas, los dos entrenadores que más le marcaron, y a los compañeros con los que conquistó cuatro Final Four consecutivas. “Era un equipo con el que tenías la sensación de que podías ganar a cualquiera”, ha rememorado, en el que desplegó su “mejor basket”.

Acompañado en la rueda de prensa del presidente del Baskonia, Josean Querejeta, el argentino ha mostrado su gratitud por todos los mensajes de apoyo y respeto que ha recibido desde que hiciese pública su decisión de retirarse como jugador. “Es abrumador”, ha reconocido. “Que después de seis partidos que no pude hacer nada me den tanto cariño me lleva a pensar que algo bueno he hecho”, ha comentado acerca de la afición del club azulgrana.

Un equipo por el que ha sentido “sensaciones similares” a cuando defendía los colores de la albiceleste, por lo que volver a vestir la camiseta del Baskonia por tercera vez fue “algo único”.

Sin concretar nada acerca de su futuro, Prigioni ha asegurado que seguirá en Vitoria “hasta el final de la temporada”, siendo “un vitoriano” y “un aficionado” más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.