EL CSN avala la reapertura de la central nuclear de Garoña

Los cinco consejeros estudiarán el informe técnico sobre la central burgalesa a partir de este miércoles

EL Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha desarrollado un informe técnico favorable a la reapertura de la central nuclear de Garoña, cerrada en 2012 pero cuyos propietarios (Iberdrola y Endesa a través de Nuclenor) intentan reactivar desde 2014. Los consejeros del CSN, tres nombrados por el Partido Popular y dos por el PSOE, deberán estudiar el informe y emitir su veredicto. Si fuese positivo, el Ministerio de Industria sería el encargado de otorgar la autorización definitiva. El Ministerio ya daba por hecho el reenganche de la central a la red eléctrica hasta 2031 según se recogía en el “Informe de sostenibilidad ambiental de la planificación del sector eléctrico 2015-2020”.

La reapertura de la planta estaría sujeta a una serie de condiciones previas, como mejoras en la seguridad o reformas en los sistemas eléctricos, entre otras. Algunas de estas inversiones deberían haber sido realizadas a lo largo de los años que ha estado paralizada. En caso de que se autorizase el reinicio de la actividad de la central, sería el primer paso hacía la aprobación de alargar la vida de la nucleares más allá de los 40 años.

El colectivo ecologista Eguzki ha denunciado que la medida de reabrir la central antepone “el interés económico en el corto plazo a la seguridad de la ciudadanía y del medio ambiente, negociando los 60 años de vida útil en nucleares como Garoña, central nuclear de primera generación, que ha superado la fecha de caducidad”, con el “riesgo inasumible” que supone “dadas la graves deficiencias, accidentes y catástrofes”.

La plataforma ha destacado que el diseño de la central nuclear “es gemelo del primero y más antiguo de los cuatro reactores nucleares accidentados en Fukushima (Japón)” y que “el propio Consejo de Seguridad Nuclear indicó que Garoña sufre un proceso de agrietamiento múltiple por corrosión”.

Por ello Eguzki ha exigido “la orden inmediata de pre-desmantelamiento”, para evitar que se pueda dar marcha atrás en el proceso. Según defienden “no hay criterios económicos, ecológicos ni democráticos que avalen la reapertura de la central nuclear de Garoña”, por lo que demandan “un fuerte y decidido liderazgo a favor del cierre  definitivo y desmantelamiento” de la central, “respetando la voluntad popular, en una apuesta por otro modelo de economía sostenible y de energía segura y saludable”.

OTROS ARTICULOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *